La globalización puso en valor una palabra que abandera una de las principales tendencias del siglo XXI: fusión. Se fusionan las corrientes artísticas, se fusionan los estilos, las culturas. Se fusionan los países y, como no, se fusiona también su cocina.

Gracias a la velocidad con la que se transmite la información hoy día podemos inspirarnos en un plato elaborado a miles de kilómetros para hacer nuestra propia receta. De eso le tenemos que dar las gracias al siglo XXI y a la revolución tecnológica.

Una buena fusión debe integrar los modos y productos de las culturas implicadas. Nosotros nos inspiramos en todo el mundo sin abandonar los productos de proximidad. Hoy hacemos un recopilatorio de nuestra visión de recetas internacionales, como las tagliatelle de pasta fresca al ajillo con chipirones y salsa de su tinta.

Las tagliatelle están hechas de pasta con huevo y tienen su origen en Italia, en Bolonia. Allí suelen prepararse con una salsa boloñesa llamada ragú.

Otro regalo de la gastronomía italiana es el carpaccio, elaborado con carne cruda. Su origen exacto se desconoce, aunque se cree que fue en Venecia a mitad del siglo pasado. El carpaccio que nosotros hacemos en el restaurante es de calabacín ecológico e hígado de toro de lidia. Lleva cebolla caramelizada y vinagreta de naranja y pistachos.

De Italia nos vamos a Filipinas. Es nuestro homenaje a Magallanes, que recaló en dicho país insular en una de sus etapas. El bibingka es un pastel de arroz que lleva leche de coco y azúcar moreno y se consume principalmente en Navidad.

El arroz es uno de los principales productos de Filipinas y por ello suele ser el protagonista de diversos platos.

Otro postre del mundo que nos ha inspirado es el chumbeque, del norte de Chile.

Lleva harina, manteca, yemas de huevo, ajonjolí, canela, sal, azúcar y capas de miel. Es muy similar al turrón.

Si hablamos de dulces no podemos olvidarnos de nuestros vecinos de Marruecos. Nuestros cocineros se basaron en ellos para crear estos pastelitos rellenos de frutos secos y bañados en miel y ajonjolí.

El cordero es uno de los productos estrella de la gastronomía moruna. Nuestras albóndigas de cordero están picadas y aliñadas por nosotros con ajitos, hierbas aromáticas como la hierbabuena y un poco de vino de Jerez. Ese es nuestro toque personal: las guisamos con su salsa y con el mismo vino de Jerez que hemos usado para el aliño.

La quiche es una tarta salada de origen francés. Francia nos ha dejado a lo largo de su historia culinaria numerosas e interminables recetas como ésta. Nosotros hacemos la quiche con espinacas ecológicas de gran calidad y sabor.

Terminamos este recopilatorio con el Rosbif de toro con salsa cumberland. Es la receta típica británica. Hemos sustituido el lomo de buey por carne de toro de lidia, concretamente el pico del lomo que se llama tapilla, que es una carne muy sabrosa, muy tierna y que va perfectamente para esta receta. Se corta en lonchas muy finitas, se asa al horno y se acompaña de salsa agridulce de frambuesa y naranja amarga.

Esperamos que os haya gustado este repaso por la gastronomía internacional y la cocina fusión. ¿Cuáles son vuestras recetas internacionales preferidas?