Es uno de los platos de referencia en España. Un dato desconocido para muchos es que su nombre se debe al recipiente que se usa para cocinarla. Paella en valenciano significa sartén. Aunque su origen está en Valencia hoy día es internacionalmente conocida y un referente de nuestra gastronomía.

Podemos degustar deliciosas paellas en todos los ámbitos de la geografía española, con todo nuestro cariño hacia los valencianos, a los que damos las gracias por introducir esta receta en nuestra cultura culinaria.

¿Qué ingredientes debe llevar una auténtica paella?

Además de arroz y la dosis justa de azafrán, la receta original llevaba pollo, pato, conejo y caracoles. En la actualidad tenemos múltiples variantes, como la paella marinera (pescado y marisco), la mixta (carne y marisco o pescado) o la de montaña (costilla, conejo o pollo)

Nosotros por ejemplo, elaboramos una paella veggie, con verduras ecológicas de temporada.

Llevamos haciendo paellas cuarenta años y nos hemos ido adaptando a las necesidades de nuestros clientes. Aunque varíen los ingredientes, hay denominadores comunes en cada una de nuestras paellas.

Cómo hacer una paella exquisita

Hay que tener en cuenta que no es lo mismo apartar una ración de una paella grande que elaborar la ración en sí misma cada vez que sirvamos una mesa. Parece evidente, pero no lo es, ya que en días de mucha afluencia la comodidad puede ser tentadora, pero hay que apostar por la calidad. Por eso cocinamos una paella para cada mesa. El resultado es diferencial.

Otro paso decisivo es el fondo (base de caldo) que usemos para guisar la paella. Nosotros usamos uno que hacemos en la casa con mucha paciencia. Si optamos por usar uno comprado lo notaremos en el sabor.

Como somos grandes defensores de poner en valor el producto local, usamos arroz de las marismas del Guadalquivir. Es de máxima calidad y de esta forma contribuimos a construir entre todos un modelo de restauración sostenible.

Por último, cocinamos el arroz en paelleras de acero, sin productos antiadherentes que podrían ser nocivos para la salud.

Como conclusión: las claves para hacer una buena paella son la paciencia y usar ingredientes de calidad. Las prisas y todo lo que conllevan deben estar bien lejos de la cocina.