Este vino es el hermano menor del mítico Pingus pero con un precio mucho más asequible. Está elaborado con una uva 100% tempranillo, tiene quince meses de barrica y pertenece a la D.O Ribera del Duero.

Tanto Pingus como PSI forman parte de la personalísima obra del muy prestigioso enólogo Peter Sisseck, que adquirió unos viejos viñedos en la mejor zona de Ribera del Duero y se puso manos a la obra. Nacido en Copenhague, hoy día sus vinos son un referente internacional.

Un vino exclusivo

La bodega Dominio de Pingus se encuentra en la provincia de Burgos. Es pequeña y sus escasas botellas están entre las más caras y exclusivas del mundo entero. Su elaboración es artesanal y está centrada en la calidad del producto, más que en la cantidad. Las uvas son seleccionadas una a una con mucha paciencia.

Naufragio decisivo

La primera cosecha fue la de 1995. Se embotellaron solamente unas 4.500 botellas. Sisseck envió la mayor parte de ellas a Estados Unidos dispuesto a venderlas allí por unos 200 dólares cada una, pero el barco naufragó cerca de las Azores.

A nuestro amigo únicamente le quedaron dos posibilidades: tirar la toalla o mandar el resto de botellas a Norteamérica y venderlas a 500 dólares. Acertó de pleno, pues Robert Parker le adjudicó a ese caldo 98 puntos.

Así nació el mítico Pingus. Hoy día no baja de 1.000 euros la botella. Por ello nació este PSI, nombre de letra griega que simboliza la psicología.

Maridaje

Está recomendado para maridar todo tipo de comidas: desde carnes rojas hasta pescados azules. En nariz se aprecian notas de frutos rojos y pueden percibirse sus quince meses en barrica.

Este mes de abril tenemos un número muy limitado de botellas en nuestro restaurante a un precio muy especial, así que los interesados no deben demorarse demasiado.